Dieses Blog durchsuchen

20110204

Bienvenidos al Club de Parapente Bayamo

CÓMO APRENDIMOS A VOLAR

La historia del parapente en nuestra provincia, comienza en 1988; con Fernando Pardo, nuestro actual presidente, en conjunto con dos colegas se dieron la tarea de construir con sus medios un ala delta, tarea esta súper difícil, pues no contaban con ningún tipo de material de apoyo, solamente algo de experiencia en la construcción de aeromodelos. Las construcción se realizó con todo tipo de tubos, principalmente de unos catres rusos que abundan mucho en Cuba que son de aluminio, las costillas las hicieron con tubos finos de antenas para televisión, lo forraron con tela de paracaídas de emergencia Z5, y aplicaron un poco de dope para endurecer la tela e impermeabilizarla. Luego de terminada la construcción, la tarea más difícil fue volarlo, pues no había ningún tipo de conocimiento, ni literatura y ninguno de ellos había antes despegado los pies del suelo, al menos para volar.
Lo más asombroso, fue que voló, y lo hizo por un año aproximadamente, claro que no superó mucho la altura del avión de los hermanos Wright y cada piloto tenía que hacerse un trapecio para cada vuelo. Luego de un año, enviaron dos Alas Delta de fabricación Checa (ZK-15) con las que se voló hasta 1999.
El primer parapente no apareció hasta principios de 1994, un Winglider de 9 cajones dobles; y sin mas instrucción que algunas indicaciones del portador, todos aquellos intrépidos que hacia algunos años volaban ala delta, hicieron su primer descenso en parapente de una montaña de 120 m. Todo el año 1994 y parte del 95 se estuvo volando en el Winglider, los 12 integrantes de ese tiempo, dividían turnos para poder hacer su “vuelo”.
En el 95 se recibió una donación de 3 parapentes provenientes de la escuela De Madrid al Cielo, que fueron, los que junto a la experiencia adquirida, le dieron un empujón a la técnica de vuelo, pero como antes, era insuficiente para todos los pilotos, para aquel entonces se volaba con arnés de escuela y sin paracaídas de emergencia, y promediábamos a 2 o 3 pilotos por parapente; o sea que cuando mejor estaba uno en el aire disfrutando, sentía unos gritos desde la zona de aterrizaje, recordándote que faltaban 1 o 2 por volar.
Luego con los años y los tropiezos se fue adquiriendo algo de experiencia, algo que influyó mucho fue la falta de material documental para realizar cursos, y sobre todo la carencia de material técnico y capacitación personal
En general se puede decir que nuestros mejores instructores, fueron los mismos parapentes, uno que otro piloto extranjero que volaba con nosotros y sobre todo el deseo de volar, y volar mejor. En estos momentos todos esos que aprendimos de esa forma, hemos madurado mucho en el vuelo, lo suficiente como para convertirnos en los instructores modernos de lo que es hoy la Federación Cubana de Vuelo Libre, y de esta forma ya las nuevas generaciones tiene lo que más o menos se parece a un curso de iniciación en parapente.


CÓMO SE PRACTICA EL PARAPENTE EN BAYAMO

El parapente en Bayamo se practica de forma libre, cualquier persona que reúna las condiciones físicas y mentales, tiene la posibilidad de formar parte del Club, siempre con la limitante de los equipos; de hecho, el crecimiento del club está condicionado a la entrada de parapentes de donación al país.
En cuanto a la práctica misma del deporte, pues corre todo por nuestra cuenta, transportación a la zona de vuelo, alimentación y regreso; cosa esta que vale señalar, se hace a través del transporte público hasta cerca de la zona de vuelo,  pues como volamos en la montaña, el resto del tramo lo hacemos a pie, en contacto directo con la naturaleza, disfrutando de la flora y la fauna, así de hecho hacemos un picnic en el recorrido.


ALGO SOBRE LOS MIEMBROS DEL CLUB

Generalmente nuestros pilotos son jóvenes, en lo particular nuestro club  promedia 27 años. La mayoría de los integrantes estudian, o dan sus primeros pasos en la vida laboral, contamos con informáticos, comerciales, electrónicos, constructores, y este conglomerado de ideas nos ha permitido en ocasiones reparar nuestros parapentes.
A los que más nos gusta el vuelo, llueva truene o caigan rayos, volamos los sábado (precisamente por los problemas del transporte).
El colectivo es muy entusiasta, y como en todo grupo se encuentra el callado, el alegre, y por supuesto un cómico, el centro de todas las bromas.
La unión es un factor muy importante, sobre todo en este deporte, cada vez que salimos al aire, estamos a un paso de la muerte.
No pasa un solo día en que alguno de los integrantes pase por la casa del presidente, generalmente sin darnos cita, nos reunimos casi diariamente, y es ahí cuando se hacen los vuelos de 1000 Km. y las acrobacias más elocuentes…….al menos en nuestras cabezas.
Hemos visto que el calor del club, de la familia que hemos generado, ha sido responsable de sacar a integrantes de problemas del alcohol, problemas de carácter, y se lo atribuyo entre otras cosas al calor familiar que generamos.
A pesar de los problemas y las dificultades, estamos agradecidos de ser hijos de esta patria, de este cielo azul, y esas montañas; en ocasiones hablamos, hemos llegado a la conclusión de que nuestras montañas fueron creadas con el único fin de que se pudiera volar parapente. Es mágico sentarse bajo un árbol de mango y contemplar todo el paisaje que te rodea, o a mil metros ascendiendo y dejando a tus pies, esa combinación fascinante de verdes.


DONDE VOLAMOS

Bayamo es la capital de la provincia de Granma, y la mayoría de  nuestras zonas de vuelo están a menos de 25 km. Tenemos montañas para todas las direcciones de viento, para todo tipo de vuelo y condiciones, pues el mayor macizo montañoso del país está a nuestro lado.
Generalmente usamos las montañas de más fácil acceso y las más pequeñas, pues todos los ascensos son a pie. Pero en general podemos encontrar en días normales, techos altos, y con buena suerte, logramos trepar las angostas térmicas.
También tenemos en la parte sur de la provincia una de nuestras mejores zonas, con viento totalmente laminar, una cordillera  de más de 15 km. y un despegue a 508 m, es nuestro típico escenario competitivo, principalmente por las condiciones que provee esta montaña (acceso en coche hasta la cima, viento laminar predecible, grandes posibilidades de vuelos de distancia), solo que queda a 140 Km. de nuestra ciudad, y consta en la cima con un Radar Meteorológico, esto es en el municipio de Pilón, a unos 75 Km. de Jamaica.
Podéis con su potente red comunicarse con el Satélite del Google y visitar nuestro territorio y nuestra capital Bayamo, así como nuestras zonas de vuelo.

NUESTROS PARAPENTES

Para comenzar esta parte diré que tenemos parapentes gracias a todos aquellos que han tenido la bondad de donarnos las velas que ya no usan, es por eso que en nuestro país podrás encontrarte cualquier tipo de parapente, hasta los ya olvidados por sus mismos fabricantes. Con los años hemos mejorado un poco nuestro club, en estos momentos la vela más actual es del 2001, y la más antigua del 1991.
También hemos perfeccionado las técnicas de reparación, sobre todo las de costuras, pues recientemente es que hemos tenido en nuestras manos el material de reparación adhesivo, y un juego de patrón de masas, que es de Manolín con el que hacemos ensayos a las cuerdas.
Nuestras competencias son más bien un motivo para juntarnos y compartir, pues pueden verse despegar en una misma ventana, un Space de EDEL y una Silex de Windtech. Otro de los puntos críticos de nuestros pilotos, son las velas de rango alto; el piloto promedio cubano pesa unos 65 Kg. y el 70 % de las velas que entran al país son talla L o M, eso trae consigo el respectivo saco de tierra que debemos cargar para volar, no hace mucho vi un piloto de 54 Kg. volando una ESCAPE de UP (90-120 Kg.) teníamos que ayudarle a despegar pues casi no podía con el peso del arnés, y hemos ideado para aprovechar lo vuelos una silla triple y así con un solo parapente vuelan tres pilotos.


CONCLUYENDO

Espero que con estos cortos relatos ya al menos se puedan hacer una idea de que y como es el Club de Parapente de Bayamo. Que iremos enriqueciendo con fotos y videos en la medida ñeque las posibilidades nos la sigan permitiendo.

 Historia del Club Bayamo

CÓMO APRENDIMOS A VOLAR

La historia del parapente en nuestra provincia, comienza en 1988; con Fernando Pardo, nuestro actual presidente, en conjunto con dos colegas se dieron la tarea de construir con sus medios un ala delta, cosa esta súper difícil, pues no constaban con ningún tipo de material de apoyo, solamente algo de experiencia en la construcción de aeromodelos.
La construcción se realizó con todo tipo de tubos, principalmente de unos catres rusos que abundan mucho en Cuba que son de aluminio, las costillas las hicieron con tubos finos de antenas para televisión, lo forraron con tela de paracaídas de emergencia Z5, y aplicaron un poco de dope para endurecer la tela e impermeabilizarla.

Luego de terminada la construcción, la tarea más difícil fue volarlo, pues no había ningún tipo de conocimiento ni literatura, y ninguno de ellos había antes despegado los pies del suelo, al menos para volar.

Lo más asombroso, fue que voló, y lo hizo por un año aproximadamente, claro que no superó mucho la altura del avión de los hermanos Wright y cada piloto tenía que hacerse un trapecio para cada vuelo. Luego de un año, nos enviaron dos Alas Delta de fabricación Checa (ZK-1 y 2) con las que se voló hasta 1998.

El primer parapente no apareció hasta principios de 1994, un Winglider de 9 cajones dobles; y sin mas instrucción que algunas indicaciones del dueño, todos aquellos intrépidos que hacia algunos años volaban ala delta, hicieron su primer descenso en parapente de una montaña de 120 m. Todo el año 1994 y parte del 95 se estuvo volando en el Winglider, los 12 integrantes de ese tiempo, dividían turnos para poder hacer su “vuelo”.

En el 95 se recibió una donación de 3 parapentes provenientes de la escuela De Madrid al Cielo, que fueron, los que junto a la experiencia adquirida, le dieron un empujón a la técnica de vuelo, pero como antes, era insuficiente para todos los pilotos, para aquel entonces se volaba con arnés de escuela y sin paracaídas de emergencia, y promediábamos a 2 o 3 pilotos por parapente; o sea que cuando mejor estaba uno en el aire disfrutando, sentía unos gritos desde la zona de aterrizaje, recordándote que faltaban 1 o 2 pilotos por volar.

Luego con los años y los tropiezos se fue adquiriendo algo de experiencia, algo que influyó mucho fue, la falta de material documental para realizar cursos, y sobre todo la carencia de material técnico

En general se puede decir que nuestros mejores instructores, fueron los mismos parapentes, uno que otro piloto extranjero que volaba junto a nosotros y sobre todo el deseo de volar, y volar mejor.

El 25 de diciembre del 2005, decidimos crear nuestro Club en el municipio de Bayamo, para ganar en organización. Fuimos 7 los que iniciamos aquella proeza con solo 2 parapentes y muchos deseos de volar, y formar un club como siempre habíamos soñado.

En estos momentos todos esos que aprendimos de esa forma, hemos madurado mucho en el vuelo, lo suficiente como para convertirnos en los instructores modernos de lo que es hoy la Federación Cubana de Vuelo Libre, y de esta forma ya las nuevas generaciones tiene lo que más o menos se parece a un curso de iniciación en parapente.

Miembros de este Club


Fernando Pardo Gómez. (44 años) Instructor, Piloto Biplaza. Presidente del Club. Comenzó a volar en 1988 y se mantiene activo hasta la fecha. Ha participado en todos los eventos competitivos que se han realizado en el país obteniendo lugares entre el 2 y 14. Es uno de los pioneros en el vuelo libre en Cuba. De personalidad jocosa y jaranera. Una verdadera enciclopedia de vuelo. Solo que con los años y los achaques la memoria no le funciona muy bien (claro está, cuando le conviene)


Ernesto Alfonso Pérez. (25 años) Instructor, Piloto Biplaza. Vicepresidente del Club. Comenzó a volar en 1998. La parte competitiva no es su fuerte, más bien la organizativa; obsesivo del control y la buena conducta. Se encarga de toda la parte burocrática del club, así como de la técnica y tecnológica. Mayormente de personalidad callada y sería, aunque le encanta el ambiente jaranero del Club. Es un piloto que le fascinan los vuelos de distancia.


Gerardo Ramos Salgado. “El Chino” (21 años) Piloto Biplaza y de Competición. Tesorero. Aunque es muy joven en el Vuelo Libre a despuntado mucho, a obtenido buenos lugares en eventos regionales. Amante del vuelo de distancia, donde a podido desarrollarse con mucho talento y buenos record (al menos para nosotros). También le gusta incursionar en la acrobacia. Siempre soñando con futuros muy lejanos. Es de carácter explosivo a irascible.


Jorge Verdecia Ramírez. (22 años) Piloto Intermedio. Parapentista poco ambicioso, le gusta ir despacio en cuanto a vuelo se trata. Comenzó a volar en el 2005. Nunca ha participado en competencias, pero es el número uno cuando de chistes se trata. Su vida profesional como profesor de Ingles le limita mucho su desempeño como deportista. Fanático al grupo mexicano MANA. De carácter noble, y cuando se trata de fiestar nadie le pone un pie delante. Amante a la cocina.


Roberto C. Pardo Castellví. “Robertico” (27 años) Piloto Intermedio. De los primeros hijos del Club de Bayamo, tiene 3 años de vida parapentil. Su rendimiento como piloto no ha rebasado del nivel medio, le cuesta salir de la ladera aún. Una persona muy servicial y atenta, pero muy cuentero, y se manda cada pesadez.  Muy activo siempre en todas las tareas del Club y no pone reparos cuando se le asigna una misión. Su único problema es que después de un accidente que tubo, nunca más a encontrado la presión.


René Mario Hechavarría. (25 años) Piloto Avanzado. Igualmente forma parte de los primeros pilotos forjados por el Club de Bayamo, solo que despuntó justo cuando le entregamos el primer parapente de rendimiento. Rene, es nuestro peso gallo, solamente 54 Kg. y vuela una vela de 80 a 95. Es un piloto que aprende rápido y fija los conocimientos, receptivo a la crítica. Ha incursionado en uno que otro vuelo de distancia. De carácter jocoso y honesto, y muy buen compañero.


Yordanis Guerrero Martinez. “Buby” (26 años) Piloto Intermedio.

Buby, también ha visto frenado su rendimiento por su vida profesional. Pero en general es una persona humilde. Combate mucho los derechos de las personas. Es muy amigo de las fiestas y el Regaetón. Fanático número uno del Baseball. Es bien conservador a la hora de volar, y ansía el momento de poder hacer su primera distancia. Aunque es un pájaro de mal agüero, pronostica siempre el mal tiempo, aunque esté bueno.


José Blanco Beltrán. “El Negro” (19 años) Piloto Iniciante. Nuestro Negro “Blanco” una rara especie. Muy trabajador y voluntarioso. Una verdadera maquina humana, hemos contado hasta 4 veces que sube la loma en un día. Algo lento en el aprendizaje, todavía muy cauteloso en la ladera. Plantea que las térmicas aún no son para él. Está siempre como las lagartijas, chiflándole a las chicas que le pasan cerca, pero a la hora de la verdad nunca da el frente


Roberto Millares Mantecón. “Kikito” (36 años) Piloto Biplaza y de competición. Comenzó a volar en el 1999, participó en algunas competencias nacionales. Es algo inestable en cuanto permanecer activo dentro del Club, es por esta razón que baja mucho su rendimiento. Adicto a la cocina, el cigarro y la fiesta. Muy enamorado y sin muchas opciones para escoger. Es muy paciente a la hora de despegar, se podría decir que demasiado.


Osvel Arzuaga Arévalo. “Conejo” (20 años) Piloto Intermedio. El Conejo como comúnmente le decimos, es un muchacho muy activo. Un tanto atrevido en vuelo, a veces hay que ponerle límites. Algo entretenido, pero noble de corazón. Le gustan mucho las mujeres y rechaza completamente el alcohol (esposo perfecto). Vuela parapente desde el 2005. Se ha destacado entre los pilotos intermedios y sueña con hacer grandes distancias.


Manuel Lauredo. “Manolín” (43 años) Activista. Manolín es nuestro piloto más joven, hace algún tiempo a estado con nosotros, pero justo ahora se ha decido a volar. Uno de los entusiastas mayores; siempre aportando ideas sólidas. Le encanta estar en su taller, de donde sale desde un aeromodelo hasta una reparación de un parapente. Cualquier cosa que te puedas imaginar es posible hacerla o arreglarla allí dentro.


Zona de Vuelo

Zona “Río Once - Las Minas” (Charco Redondo-Jiguaní) Granma.

Ubicación: Esta situada a unos 2Km. al SE de el pueblo de Charco Redondo (Las Minas), comunidad Río Once.

Coordenadas:  20°15.165’ N      76°25.240’ W

Altura del desnivel: 140 m.

Altitud: 208 m.

Orientación del despegue: NE – E – SE

Altura máxima registrada (aprox.): Con nuestros parapentes se han alcanzado techos de 1800 msnm.

Características de los vuelos en la zona: Esta zona es factible para vuelos orográficos y térmicos, por sus excelentes condiciones es ideal para vuelos de distancia, esta zona posee características y contrastes idóneos para el vuelo. Tiene aproximadamente 1.5 Km. de ladera con  inclinación al SE, E y NE, lo que proporciona un factor de comodidad a la hora del vuelo, ya que la aerología de montaña es muy variable, y al tener esta posibilidad pues se hacen mucho más fuertes las probabilidades de realizar excelentes vuelos. Desde esta montaña se han realizado vuelos de distancia de (mas menos) 15 kilómetros.

Zona “El Bolo” Municipio Jiguaní Provincia Granma

Ubicación: Se encuentra a 3 Km. al Sur de la localidad de Santa Rita, en la carretera vía Charco Redondo (Las Minas), enclavada en la comunidad “El Cencerro”.

Coordenadas:  20°18.483 N – 76°27.496’ W.

Altura del desnivel: 130 m.

Orientación del despegue: NE.

Altura máxima registrada (aprox.): 2000 m.

Características de los vuelos en la zona: Pequeña montaña con cualidades térmicas muy buenas para vuelos de distancia ocasionales, aunque mayormente es utilizada para iniciación, pues es relativamente baja y no tiene complicaciones aerológicas y  posee una ladera bastante corta. Desde esta montaña se han realizado vuelos de hasta (más menos) 25  km.

Zona “El Macho” Municipio Guisa. Provincia Granma

Ubicación: Se ubica al sur de Guisa a 4km de distancia.

Acceso: Hasta su base se realiza a pie o coches de montaña, pero solo hasta la base.

Altura: 400m, cuenta con un despegue a 200m y otro a 300m.

Orientación del despegue: E - NE.

Altura máxima registrada (aprox.): 2000 m.

Características de los vuelos en la zona: Esta montaña se extiende de sur a norte con una ladera de casi 5km, en su base se encuentra un estrecho valle bañado por el Río Guisa, la vista es espectacular y esta rodeada de pequeñas y grandes colinas. Perfecta para vuelos de ladera y buen potencial térmico en especial a su sotavento donde se encuentra el vasto valle de San José, bueno para grandes distancias.

 Zona “Corralillo” Municipio Guisa. Provincia Granma.

Ubicación: 4km al este del pueblo de Guisa.

Acceso: Se puede llegar en coche hasta la base de la montaña.

Altura: 60m con despegue.

Orientación: E – NE

Altura Máxima Registrada (aprox.): 2000

Características de los vuelos en la zona: pequeña ladera de 700 m. Posee condiciones favorables para vuelos de distancia, al frente se encuentra un inmenso valle que aporta grandes y poderosas termicas De esta colina se han realizado varios vuelos de distancias uno entre ellos de  22 y 58 Km respectivamente.

Nota: Las alturas y las referencias las damos como aproximadas, pues nos guiamos por un mapa.

Keine Kommentare:

Kommentar posten